miércoles, 13 de septiembre de 2017

Vamos a hacer las maletas

Buenos días, buenas tardes, buenas noches...
Mi nuevo post viene repleto de novedades, mejor dicho de curiosidades sobre ¿Cómo hacer las maletas sin morir en el intento?
Debo de ser de las raras que me gusta hacer las maletas, de hecho me voy de viaje la semana que viene y esta semana ya he estado gestionando las maletas. Una de 23kg y una maleta de mano de 10kg. Hace once años ya llené demasiado las maletas y me tocó pagar 200€ por el exceso de equipaje. El resto de mis vacaciones han sido en coche, bus o barco, así me evitaba esos problemas.
Bueno, pues ha llegado la hora de volver a volar, sacar las maletas y empezar con esas listas que me dicen lo que necesito de verdad y lo que no.
Lo primero que hice fue comprobar los papelotes, DNI, pasaporte, carnet de conducir (caducado), tarjeta sanitaria, tarjetas de crédito, dinerito, billetes de viaje y guía o mapa del lugar al que voy.
Una vez arreglado los papeles empiezo a analizar lo que me voy a llevar, y en este caso si tengo un problema. 

¿Me llevo lo necesario o me llevo los "por si acaso"?
Me explico, llevarme lo necesario sería unos vaqueros, sudaderas y deportivas cómodas. Y los "por si acaso" sería llevarme botas altas, vestido por si salgo a cenar y tengo que ir menos sport. Ropa intima cara "por si acaso" surge tema y así todo el repertorio de "por si acaso" que pueden surgir.
Si vas a la playa está claro que imprescindible el biquinis o bañadores "por si acaso" y ropa interior muy sexi.
Volvemos a un lugar de playa, hay que llevarse bisutería para esas noches de fiesta y calor, gafas de sol, sandalias (que no te destrocen el pie) y libros.
Pero todo cambia si vas a un sitio de frío o ciudades donde su mayor placer es patearlas para ver su encanto. Ejemplos: París, Londres, New York, Asturias etc...
En ese caso la maleta debe de llevar jerséis, pantalones, calcetines, ropa interior (sexi o no, tendrás tanto frío que de debajo de las sábanas no saldréis) pijama, deportivas o botas planas y cómodas. Paraguas o chubasquero si no te importa mojarte.
Pero en esta ocasión no lleves libros, saldrás del hotel para ver mundo, llueva o haga frío. Para quedarte en el hotel leyendo te quedas en casa que sale más barato.
Asegúrate de que no necesitarás gafas de sol y lleva reloj para no despistarte a la hora de embarcar.

Es curioso que lo primero que hago cuando estoy de vacaciones es quitarme el reloj, olvidar que el tiempo me controla; sin embargo es lo primero que me pongo cuando viajo.
Volvamos al tema de hacer las maletas, recordad que los imprescindibles deben de ir en la maleta grande, la que no debe superar los 23kg.
Imprescindibles: Cepillo y pasta de dientes, desodorante, kit de depilación (recordad que si no queréis mojar no os depiléis en la primera cita, una experiencia para contar a tu vuelta de vacaciones, depílate) no olvidemos los potingues de belleza (cremas de día, noche y cuerpo; y el maquillaje) medicinas, colonia y secador de pelo o plancha.

Y ahora es cuando llegamos a la sección No Sin Mi:
- Móvil y cargador.
- Ordenador/Tablet y cargador. (En mi caso no, viajo para desconectar y no quiero llevarme trabajo)
- Cámara, batería y tarjetas de memoria.
- Batería portátil.
- Adaptador de corriente.

En fin, debo seguir haciéndome las maletas porque el tiempo pasa volando y llega el día y aún se me puede olvidar algo, y eso que hace una semana que saqué las maletas, las abrí y lo primero que metí fue un palo selfie.
No digo que tengáis que ser tan controladores como yo, pero una lista para no olvidar lo imprescindible nunca viene mal.
Y bueno, ya os contaré cómo me ha ido el viaje y dónde he estado, sorpresa!!!!!!

martes, 12 de septiembre de 2017

Me gusta leer...

Buenos días, buenas tardes, buenas noches...
La entrada a mi nuevo post lo dice todo, "me gusta leer" y mi última adquisición tenía muchas ganas de leerlo, tanto que en un principio me dije que me tenía que durar todas las vacaciones y finalmente me ha durado tres días y porque he tenido muchas distracciones.
El libro en cuestión se llama El Día Que Sueñes Con Flores Salvajes y me decanté por ese libro por la preciosa portada, una vez más. Luego hice algunas averiguaciones sobre la autora, Dulcinea (Paola Calasanz) Es conocida por Dulcinea en las redes sociales y éste es su primer libro.
Soy un poco fisgona y he cotilleado en su Instagram lo que me ha llevado a entender y conocer un poco más a Flor, la protagonista de su historia.

Bueno, volvamos al tema de su novela.
Me enganchó desde el primer capítulo, quería saber más y más sobre su historia, pero reconozco que habían fragmentos que me eran familiares a la película "Planes de Boda" me parece muy previsible he insisto que puede ser una buena lectura para la playa o la piscina, o incluso porque sí.
La recomiendo 100%
Te cautiva porque te enamoras de Tenesse, de Jake y de su forma de vivir.
También he hecho algunas averiguaciones sobre el veganismo y considero que la forma que tiene de hablar sobre ello te hace pensar y reflexionar, pero también hago yo una pregunta ¿los vegetales no sufren? está claro que no sangran ni les oímos gritar, pero eso no quiere decir que no tengan sentimientos. Al menos es lo que les decimos a los niños al verles pisotear las flores.
Dada la repulsión que me dio leer ciertas cosas que me hizo pensar y reflexionar seriamente sobre hacerme vegana estuve viendo documentales de animales que son carnívoros, una orca alimentándose de una foca; un cocodrilo o un oso de un alce.
Somos animales con raciocinio que distingue entre animal doméstico y animal de granja, está claro que no nos comeríamos un perro, pero si viésemos la matanza de un cerdo creo que tampoco seríamos capaces de volver a comer cerdo.
Es un tema muy complicado porque hablamos de que tenemos que alimentarnos y por eso matamos a cerdos, vacas, terneros etc. Somos como orcas comiendo focas.
Tenemos otras opciones, pero no queremos verlas.
En el libro comentan la forma de hacer una lasaña vegetal, pero yo me pregunto, esa lasaña ya no podrá llevar bechamel porque es un derivado lácteo.
En fin... una historia que te conmueve y te hace pensar mientras la lees, una forma diferente de cambiar el mundo, si eso es posible.

Hace un mohín a lo que mostramos en las redes sociales, esas fotos que subimos borrando o difuminando lo que no queremos enseñar para parecer lo que no es cierto.
Porque el día que sueñes con flores salvajes empezarás a ver la vida de una manera distinta.

domingo, 10 de septiembre de 2017

Cada 27 años vuelve...

Buenos días, buenas tardes, buenas noches...
Hoy domingo os traigo nuevo post y tal y cómo habréis visto en las redes sociales voy a contar mi experiencia después de ver la película IT, ya sabéis que en 1990 ya se estrenó la película basada en la novela de Stephen King y ahora, 27 años después, reaparece.
Vi la primera versión escondida tras la puerta del salón del comedor, mis padres creían un dormía, aunque ya no dormí en toda la noche.


Actualmente cuando la veo no me produce sobresalto alguno y tal vez sea porque en aquella época no existía los efectos especiales que hay en la actualidad. 
Según lo repaso una y otra vez la primera versión se parece o se adapta mucho más al libro que la actual.
El remake está muy bien adaptado, te sobresalta, pero aunque me gustó en el momento creo que ya que cuenta la historia que 27 años vuelve, pues debería haber vuelto con personajes nuevos.
Lo que tengo claro es que habrá una segunda parte y que será más parecida a la versión antigua.

La recomiendo, de verdad que sí; es una nueva versión que hará que la sala del cine se llene de gritos y pese a las complicaciones que tuvo la película ha sido un éxito y muy bien lograda.
Si al propio Stephen King le ha parecido buena no voy a ser yo quién no acepte la nueva versión, estaría mintiendo si digo que no me gustó.
Así que no tardéis en verla porque ver una película de miedo saca esa adrenalina que no sabías que tenías y te prepara en caso de ver un payaso por la calle que te invita a flotar.

Recordad que nos leemos en el próximo post y que podéis seguir mis locuras en las diferentes redes sociales.
Twitter: @vic_ama
Instagram: amagoia _arce

sábado, 2 de septiembre de 2017

Los Choker

Buenos días, buenas tardes, buenas noches...
Hoy quiero hablar de una moda que creía muerta y parece que vuelve porque el pasado siempre vuelve y además con nuevas versiones y estilos.
Todos los diseñadores se hacen eco y compiten por su originalidad y por su precio; el choker, una gargantilla noventera que arrasó en aquellos años, y que a golpe de celeb y de streetstyle, está volviendo a copar lo más alto de las tendencias en accesorios para el cuello. He visto un aluvión de gargantillas de todas las formas, estilos y tamaños, prendas que incorporan chokers, pañuelos reconventidos en chokers y microgargantillas sleek, también con aspecto de choker. Vayamos por partes.

Lo que diferencia a este tipo de collares de otros más convencionales (los que nos hemos estado poniendo todos estos años sin saber que renunciábamos a una tendencia histórica, que ya llevaban las mujeres francesas en el siglo XVIII), es la forma y el modo en que se ajustan al cuello, hasta el punto de que en los años 40, la etapa inmediatamente anterior a los 90 en que el choker se puso de moda, las revistas como 'LIFE' los llamaban abiertamente 'collares de perro'. El nombre no le restaba actitud a aquellas gargantillas, más elegantes y enjoyadas que las de aire grunge de los 90, a menudo con piedras de color cerradas en torno al cuello, o cintas de seda negra con un aplique justo debajo de la barbilla. Tanto unas como otras forman parte del revival que vivimos actualmente.Ahora bien, como todo en esta vida vuelve, pero de igual modo nada muere, pero sí se transforma, las firmas más avispadas también han sabido sacarle provecho a la tendencia que nos ocupa y llevársela a su terreno:  una cinta que se prolonga hasta la base del cuello y se cierra a modo de gargantilla. 


Me he despertado con esta noticia en las redes sociales que me ha hecho preguntarme
¿Volveremos a caer en las redes de las modas?
¿Lo compraremos por qué nos gusta o por ser lo que se espera que hagamos por ser lo que se llevará este otoño?
Marcas como Dior, Chanel entre otras aplicarán precios descomunales por algo que en cualquier bisutería fina encontraremos por menos de 20€; ¿también nos gastaremos ese dinero porque ciertas celebridades promocionen dichos choker que tal vez les hayan obsequiado para dicha publicidad?
Y cuando haya pasado de moda volverá a ser esa "joya" guardada en nuestro armario que tal vez nuestras hijas lo usen para jugar o lo tendremos ahí con la esperanza de no ser demasiado viejas para dentro de veinte años usarlo de nuevo porque es posible que vuelva a ponerse de moda, porque todo vuelve.

jueves, 31 de agosto de 2017

Veinte años...

Buenos días, buenas tardes, buenas noches...
Dos veces en una misma semana o tengo mucho tiempo libre o que merece la pena escribir lo que escribo.
Hoy es 31 de Agosto podría decir que es el último día de verano pero no estaría siendo sincera, la verdad, ya que por Denia sigue siendo verano hasta prácticamente mediados de Octubre.
No importa la estación sino el tiempo que haga y lo que quieras disfrutar de ello. Momentos, instantes es igual a vivir.
Tal día como hoy recuerdo y añoro a mi abuelo, no porque falleciese hoy, sino porque hoy hace veinte años que lo hizo Lady Di.
Pensaréis ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?
Os lo explico gustosa...
Mi abuelo siempre ha sido un hombre muy inteligente marcado por ideales ingleses y sus protocolos que desde bien pequeña me inculcó y que creo que alguna vez he comentado.
Adoraba a la familia inglesa, mucho más que a la monarquía española, de hecho me contaba historias, me leía libros y me hablaba constantemente sobre ambas familias. Lo que hizo que al entrar en la E.S.O. sacase sobresalientes en los exámenes de historia.
La muerte de Lady Di en mi casa se vivieron entre lágrimas, era la primera vez que veía a mi abuelo llorar y aquello me enseñó que tras el disfraz de aquel hombre duro, inteligente y cariñoso con quién quería y cuando quería (creo que eso también lo he heredado) era una persona frágil con unos sentimientos encontrados.
Mi abuelo tenía una tía en Londres y creo que eso hizo que él opinase como lo hacía sobre la familia real británica.
Su sueño hubiera sido volver a Londres, pero en lugar de eso decidió viajar a Bilbao en 2007 para tal vez verlo por última vez, aunque en aquel momento lo desconocíamos.
Recuerdo ver el funeral y sus palabras de "recuerda que mientras estén en nuestros corazones las personas nunca mueren" y sé que todas las informaciones que salieron después para él tan sólo eran difamaciones, ganas de manchar su nombre y para sorpresa mía oí en una conversación con mi abuela como creía que había sido una conspiración para quitar del medio a la persona que estaba haciendo sombra a la familia real.
Pero nunca me lo dijo y seguí viendo su admiración por la reina británica, pero tal vez su mirada llevaba algo de recelo.
Admiraba a esa mujer por todo lo que había conseguido, por ser una mujer luchadora y reina y la odiaba por haberle arrebatado a la única mujer capaz de sustituirla.

Hoy hace veinte años y no están ninguno de los dos, pero estoy segura de que tal día como hoy escucharía la canción que le dedicó Elton John y durante todo el día se encerraría en sí mismo leyendo la historia de la Reina Isabel II comparándola con la biografía de Lady Di.
https://m.youtube.com/watch?list=RDDH8yRSDkx5M&t=0h0m0s&v=DH8yRSDkx5M
Hay quién cree en Dios y mi abuelo creía en la familia real británica, y por primera vez tras la muerte de aquella joven Diana de Gales la familia real le había decepcionado.
Recuerdo sus comentarios, sus historias y supongo que al igual que yo él en su día también disfrutó con las historias que su tía le contaba sobre la familia real.

Creo que todas las niñas sueñan con su príncipe azul, pero Diana de Gales pronto descubrió que destiñen y fue su juventud, belleza y ella en su totalidad la que enamoró al pueblo haciendo de su mirada triste un gran magnetismo y tras su sonrisa no veíamos su pena ni desengaño, veíamos sus ganas de vivir y disfrutar demostrando quién era ella y que valía mucho.


Días así en los que añoras y recuerdas te vienen a la cabeza todo lo que aquel "viejo" me enseñó, a disfrutar de un libro (aunque odiaba los románticos, había leído Hombre rico hombre pobre) a escuchar las letras de las canciones, vivir la música. Grababa muchos de los conciertos que canal + emitía y luego los veíamos juntos. Los de Michael Jackson era mis favoritos.
En una ocasión me hizo ver un combate de boxeo, Tyson peleaba y aunque no me gustó adoraba compartir aquellos momentos con él.
Siguen sin gustarme un combate, pero reconozco que a veces he vuelto a ver alguno sólo para recordar como animaba al que a él le gustaba y me tapaba los ojos para no ver la sangre (ya desde niña era aprensiva oye)
Recuerdo el primer partido de básquet de la NBA que mi abuelo me enseñó y ahí sí, me enamoré. Supe que era mi deporte y de hecho lo practiqué hasta que me partieron el labio y uno de mis sueños que espero cumplir por él y por mí es ver un partido en directo de la NBA.
Intento compartir estas pequeñas cosas con vosotr@s mis lectores para que veáis que todos tenemos nuestras pequeñas rarezas que nos hace únicos y especiales, nuestras familias.

Sígueme en Twitter: @vic_ama
O en Instagram: amagoia _arce

martes, 29 de agosto de 2017

Injusticias

Buenos días, buenas tardes, buenas noches...
Hace ya un tiempo que no digo nada por estos lares pero he estado ocupada acabando varios proyectos, leyendo para no acabarlos y viviendo, que ya era hora que volviese a la rutina de trabajo y vida social agobiándome por no llegar a mis metas marcadas. Eso es lo malo de hacerlo uno mismo en lugar de tener a alguien que te los marque, aunque también puede que eso te acabe estresando de manera diferente y lo que debería ser un hobbie se puede convertir en un suplicio.
En fin...
Hoy he decidido hablar en mi blog de la falta de "realismo" en algunas novelas o incluso series.
No es que no crea en el amor a primera vista (los quince años los he pasado) pero el amor a primera vista no me llevaría a regalarle un objeto valioso y familiar porque necesita dinero para saldar una deuda con la esperanza de que a media noche me vaya a rescatar.
No me creo que sin conocerte de nada te enamores olvidando que cómo todo ser viviente tenemos defectos que no te gustarán, porque no somos perfectos.

El otro día una persona me dijo de mis libros que parecía poco creíble, que en lugar de ser adultos de treinta años parecían quinceañeros faltos de seriedad.
Por ser la persona que era y con todo mi respeto opté por la callada por respuesta, sí lo sé, ¿yo callada? Será que estoy madurando en lugar de hacer que mis personajes maduren.
Mi idea es darle un toque real a la historia ya que hay muchos adultos que en el tema sentimental se comportan con cierta inmadurez, incluso en su vida cotidiana hay personas que hacen locuras a diario porque es su forma de vivir. "Eh tú, piénsalo, ¿te has divertido hoy?" Tal vez esa debería ser nuestra filosofía, bailar con ositos de chucherías sobre nubes de jamones.
No me puedo creer que en éste mundo tengas que pelear tanto y que tus lectoras no puedan leer a otras escritoras por no ofender a una de ellas.
También he llegado a pensar en plagiar un libro de Megan Maxwell cambiando nombres y algunas escenas haciéndolas mías y en mi opinión más realistas y presentarlo para ver si sería rechazada o aceptada.
Si soy aceptada es que Megan vale mucho y si soy rechazada es que un nombre vende mucho más que una buena historia.

No sé cómo escribe ni de qué va el libro que está escribiendo o ha escrito la mujer de Risto Mejide, pero será publicado por una editorial de renombre aunque sea un bodrio tan sólo por ser quién es.
Terelu Campos está vendiendo mucho de sus memorias, ¿en sus letras cuenta con cuántos hombres ha estado o lo que se siente al "triunfar" por ser hija de...?
Belén Esteban publicó su libro escrito por Boris Izaguirre hablando de lo que siempre habla, porque si no hubiera tenido una hija con un torero famoso y polémico no sería nadie.
En todos estos aspectos me siento estafada ya que no se nos da una oportunidad a escritores nuevos que tal vez tengan grandes historias que se quedan en cajones por no tener un renombre o un padrino o ser conocido en el mundillo musical o televisivo.

No voy a leer a Laura Escanes, leí a Risto Mejide en su día y no pude acabar su libro.
No voy a leer a Terelu Campos porque no me interesa su vida, ni la de su madre, ni lo "duro" que lo ha tenido en la vida.
Y en su día no leí a Belén Esteban porque es más de lo mismo, leer lo que durante años hemos oído en televisión.
Y lo más fuerte es la cantidad de gente que vi haciendo cola en la feria del libro de Madrid para que les firmase un ejemplar.

Con todo esto lo que quiero decir es que no hay que desanimarse, seguir luchando por nuestro sueño y esperar que nuestras letras lleguen a un montón de personas que apuesten por los escritores noveles.

Todas estas predilecciones ocurren también en ferias de libros, en actos o eventos para escritores o lectores. En todas las mesas suben las mismas, diciendo lo mismo que el evento anterior. Dándonos a conocer escritoras que ya conocemos.
¿Por qué no se les da una oportunidad a las que empiezan?

Voy a seguir escribiendo historias que causen efecto, gusten o no, porque no puedo gustarle a todo el mundo. Pero lo que sí tengo claro es que no me rendiré ya que el NO ya lo tengo lucharemos por el sí.

No necesito pagar reseñas para que hablen bien de mis historias, no necesito que padrinos ni falsedades a mi alrededor, me necesito a mi misma, tenaz y segura.


miércoles, 9 de agosto de 2017

El cine, ¿amigo o enemigo?

Buenos días, buenas tardes, buenas noches...
Hoy es miércoles y en Denia llueve, así que me he dicho "voy a escribir un post" al madrugar y dejar de soñar me he acordado de Richard Gere.
Sé que no tiene sentido, ninguno, pero mi mente funciona así; de repente me pone ideas y luego las entrelaza y eso ha ocurrido hoy. Día lluvioso y Richard Gere un post... No, húmedo no.
En muchas de mis historias hago referente a dicho actor en la película Pretty Woman y del daño que hizo al igual que el mundo de princesas de Disney.
Volvemos al post anterior sobre lo que la sociedad marca, ya que desde niñas nos ponen películas Disney como La Cenicienta (mujer limpiadora y esclava de su madrastra enamora al príncipe y viven felices) la verdad sería otra, que deja una casa para limpiar otra. Blancanieves se come la manzana prohibida y se queda dormida con siete tíos para ser "rescatada" por un príncipe que la besa por primera vez y ya la ama.
La Bella Durmiente se queda dormida a los 16 años tras tocar una rueda mágica, por no decir que era una malcriada que no quería acabar cómo Cenicienta y decidió dormir hasta que viniese el príncipe y la despertase con un beso. ¿Si no le hubiera gustado el beso se hubiese echado otra siesta hasta que viniese otro que luchase contra el dragón y le gustase más o se hubiera ido con los siete tíos de Blancanieves?

Como decía, desde niñas (mi generación es la de 1985) ya nos inducen a que sea un hombre quién salve a la mujer y que soñemos con cuentos de hadas que la única que ha podido hacerlo realidad ha sido Leticia, se casa con un príncipe y ahora es reina. ¿Cuántos sapos habrá besado?
Y por si no fuera suficiente crecemos, y al crecer tras una infancia Disney te encuentras con películas como Pretty Woman, un hombre rico rescata a la pobre chica de la calle subido en su corcel, digo limusina blanca. Muy guapo y muy rico.
Luego ves Dirty Dancing, una chica rica y con principios se enamora del "malote" tío bueno y sin dinero que ameniza tus vacaciones bailando.
El baile no puede ser más sensual, atractivo y sexual que no duda en aprender de un desconocido y que luego muestra sin pudor delante de los veraniegos en los que se incluye su padre.
Pero no podemos no hablar de una de las sonrisas más bonitas de Hollywood, Tom Cruise en Cocktail.
Repetimos la jugada de la niña rica que pese a llevarle la contraria a su progenitor se queda con el camarero de sonrisa bonita y viven felices para tomar chupitos el resto de sus días.
Me gusta porque ella deniega de su dinero, se queda con él aún a riesgo de que no vaya a funcionar el bar o a que el mundo de la noche es turbio y pueda tener más cuernos que un toro, pero de eso ya sabe porque ya se los puso y sólo tenía un chiringuito.

¿Por qué tiene que venir un hombre a salvarnos? Tal vez nos rompamos uñas, pero las tenemos para arañar.
¿Por qué en todas las películas o libros uno de los dos protagonistas es rico? Puede que en la vida real ocurran esas cosas, pero también la separación de bienes.
Una historia sobre el proletariado no estaría mal, personas normales, de la calle. Una panadera y un mecánico y nada de historias con las que puedes soñar porque realmente no vas por la calle te tropiezas y caes sobre los brazos de Bon Jovi.
Por otro lado pienso que nos escondemos en esa clase de películas y libros sabiendo que es imposible porque es otra manera de soñar, creer que se puede hacer realidad lo imposible.
Si hace quince años me hubiese encontrado con Tom Cruise y se hubiese enamorado de mí me habría decepcionado bastante después de saberse lo que se sabe de él. Mejor quedarme con él en mi pedestal de Top Gun y soñar que verlo en la realidad.
Pero, ¿nosotras estamos preparadas para la realidad?
Cuando terminamos de ver una película (en caso de tener pareja) o de leer un libro siempre comparamos la forma de tratar a la protagonista de cómo te tratan a ti.
Ficción pura y dura y os digo más, ¿para qué queremos un hombre o mujer perfectos si nosotros no lo somos?
Cuando haces de la otra persona alguien que no es acaba decepcionándote, al igual que nosotros a la otra persona.
Tal vez porque te han enseñado o has visto en películas que una buena esposa tiene que llevar a los niños al colegio, no puede negarle nada a su amado y le trae sus zapatillas y una cerveza al entrar por la puerta.
Nos creemos que eso está pasado y no; por desgracia en muchas casas se sigue creyendo que el hombre debe de trabajar y la mujer no debe de poder realizarse como persona más que ser creativa cocinando.

Claro que todas hacemos "¡ohhhh!" después de ver Pretty Woman y pedimos un Richard Gere, luego te das cuenta que sólo te lleva de compras si tenéis una boda porque el resto de los días llevas uniforme, ¿para qué necesitas tanta ropa? Si para limpiar te pones chándal y para correr nada porque no corres. El final de dicha película, en la actualidad, es que la empresa de Gere quebraría y Vivian (Julia Roberts) dispuesta a no volver a ver las calles de la misma manera, sino que los de la calle se giren para mirarla a ella. Mata a Gere con arsénico y cobra el seguro de vida para seguir viviendo bien su nueva vida.
Estas son gilipolleces que se me ocurren para hacer ver que todos los cuentos no acaban aunque pongan la palabra FIN, hay otras que nacen tras esas letras.

Leí el otro día la historia de una chica que había idealizado toda una vida con el chico que le gustaba y él sin saberlo, cuando por fin da el paso ella y tiene la suerte de no ser rechazada, descubre que nada tenía que ver con lo que ella había imaginado. El poder de la mente puede traicionarte creyendo que un hombre, o una mujer; pueden ser lo que tú quieres que sean y no siempre se tiene la respuesta correcta o la risa apropiada o el detalle que esperas.
Se trata de no esperar nada de nadie y dejar que sea la vida quien fluya y te enamores de la persona que tienes a tu lado por ser quién es, no por intentar ser una marca registrada o un Don Juan en potencia.
Quiero dejar claro que soy la primera que lee historias románticas (no creíbles) y la primera que en sus días bajos mira Pretty Woman, Cocktail o Cuando Un Hombre Ama a Una Mujer, entre otras.
Creo que para las personas racionales como yo es una manera de olvidar la verdad creyendo que existe el amor, ese amor dónde no se pelean o se arregla con una sonrisa. En la vida real, y no debería ser así, nos enfadamos mucho más siendo rencorosos y sacándolo en la siguiente pelea en lugar de disfrutar del momento, del abrazo y un beso al igual que lo hacemos saboreando el aroma de un café que ni si quiera te tomas porque llegas tarde a trabajar.
No nos levantamos dos horas antes para ducharnos y desayunar cereales, zumo y tostada; nos daremos con un canto en los dientes si desayunamos una barrita de cereales mientras bajamos las escaleras para que no se nos quede pegado en el culo.
La sociedad quiere que seamos estereotipos perfectos, yo me conformo con ser imperfecta y que me quieran por esas imperfecciones que complementan mis virtudes.
Eh, pero es mi humilde opinión, nada más.
Nos leemos en el próximo post y recordad, no idealicéis, mejor darse de bruces con la realidad que con una ficción subida en un pedestal.